Google+ New York Cheesecake con dulce de leche | Cocina con Aníbal

Suscríbete y síguenos

New York Cheesecake con dulce de leche

New York Cheesecake con dulce de leche

¿Habéis visitado alguna vez el Starbucks? Seguro que si te gusta viajar lo has pisado en alguna ocasión. Y es que esta cadena norteamericana tiene cafeterías alrededor de todo el mundo y es ideal tanto para tener wifi gratis cuando no tenemos datos en el extranjero como, evidentemente, para tomar un buen café y algo más. Y por ese algo más hablamos del Starbucks, no creáis que esto era un post promocional sobre estas cafeterías o algo por el estilo.

Bueno, pues a lo que vamos. Resulta que entre los complemento para el café que venden tienen una Cheesecake con dulce de leche que nos ha servido de inspiración para la receta que aquí os presentamos: una rica Tarta de queso, estilo New York Cheesecake, que complementamos con unos toques de dulce de leche que la hacen deliciosa. Un pastel que fusiona sabores y culturas, perfecto para viajeros ávidos de conocer nuevos mundos.

Te preguntarás cuál está más buena, la del Starbucks o la nuestra, ¿no? Pues hazla y ya lo compruebas tú mismo. Aunque solo decirte una cosa. Lo casero siempre está muchísimo más bueno….. Qué os aproveche.

New York Cheesecake con dulce de lecheINGREDIENTES
- 1 Paquete de galletas María (32 unid.)
- 85 gr. Mantequilla
- 750 gr. Queso  Philadelphia
- 200 ml. Crema agria (Source cream)
  *Ver Observaciones.
- 1 cucharadita de Esencia de vainilla
- 1 cucharadita y media de Zumo de limón
- 2 cucharaditas de Ralladura de limón
- 250 gr. Azúcar
- 4 Huevos
- 60 gr. Harina de repostería (3 cucharas)
- 10 cucharadas de Dulce de leche

PREPARACIÓN
1) Lo primero que haremos es precalentar el horno a 170ºC mientras comenzamos hacer la base de la tarta. Así que metemos las galletas en la batidora, por tandas si fuera necesario, y las molemos lo más chico posible. Si la puedes reducir a polvo, mucho mejor. Ahora añadimos la mantequilla, que debe estar derretida, y lo mezclamos todo muy bien.

Ten en cuenta que la base debe quedar uniforme y bien compacta. La echamos sobre un molde desmontable, de unos 23 centímetros de diámetro, y nos valemos de una cuchara grande que nos será útil para ir presionando e igualando. Por cierto, no te pierdas este pequeño Truco que facilitará el desmoldado de la tarta y la posterior limpieza del molde.

Mete la base durante 10 minutos al horno y deja enfriar sobre una rejilla.

2) Por otro lado, batimos el queso con la crema agria, la esencia de vainilla y el zumo de limón. Añadimos el la ralladura de limón y el azúcar y seguimos batiendo. Finalmente agregas los huevos y la harina. Bates lo suficiente para que mezcle todo bien, no más, y echas en el molde.

3) Ya en el molde, echa 5 de las 10 cucharadas de dulce de leche y remueve levemente con una cuchara. Eso hará que el dulce de leche esté presente en toda la tarta. Después suma las otras 5 cucharadas, hazlo de forma casi centrada e intentando que quede casi en la superficie. Seguidamente, ayudado de un cuchillo o alfo similar vamos distribuyendo del centro hacia afuera para que al hornearse quede el dibujo -o algo similar- que se ve en la fotografía

4) Bueno pues ahora solo queda poner al horno hasta que esté doradita. Calcula unos 80 minutos a 170ºC con calor superior e inferior. Transcurrido el tiempo dejas enfriar en el horno con la puerta cerrada si quieres que quede más solida y con la puerta abierta si te gusta más cremosa.

Posteriormente metes en el frigorífico hasta el momento de servir, preferiblemente a temperatura ambiente.

OBSERVACIONES
- La Crema agria no es fácil de encontrar. Así que puedes sustituirla por Nata fresca espesa, ya que cada vez la hay en más supermercados, lo que sería una crème fraîche, y batirla con dos cucharaditas de zumo de limón. El sabor será prácticamente el mismo.

- Respecto a la esencia de vainilla, te digo algo similar. En caso de no encontrarla, puedes sustituir por azúcar vainilla. No es lo mismo, pero algo de sabor le dará. Mejor una cucharadita de azúcar vainilla que nada.

Siempre se ha dicho que el New York Cheesecake debe comerse sin aderezo alguno para no perder el sabor a queso, la esencia del pastel, que quedaría solapado con cualquier tipo de acompañamiento. Pero para gustos, colores. Así que si quieres el original, el de toda la vida, aquí te dejamos la receta. También para hacerla con Thermomix.

Cocina con Anibal , Actualizado en: 9:03

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...